Hado rayado

jueves, 12 de enero de 2012
Antes fueron atronadoras ruedas negras, ahogándola en agua turbia y humo. Luego cientos de caminantes compulsivos, pisoteando el asfalto sin prestar atención. Berta, la muñeca de fieltro, permaneció varias horas sucia, mojada y maltrecha en el paso de cebra, antes de que aquel perro gris girara la cabeza.

Juan Luis Blanco
23/11/2010

6 comentarios:

Juan Luis dijo...

Este minirrelato es muy antiguo. Se presentó a un concurso con relativo éxito. Una casualidad que pronto explicaré ha hecho que hoy salga a la luz.

Anónimo dijo...

Me suena!!! Zergatik berriz?

((

Juan Luis dijo...

Te suena bere garaian bidali nizulako, baina ez dago inon publikatuta. Lehenengo aldia da beste guztientzat...

Zure galderari erantzunez, aurreratzen dizut (en primicia :-) Bertarekin egin nuela topo lehengoan Donostian. Imaginatu nuen egoera berdin berdinean. Aluzinatu egin nuen. Ilustrazioa atera nion argazkirekin egina dago.

Beste istorio txiki bat ari naiz prestatzen topaketa berezi horrekin... :-)

vagamontañas dijo...

:-)!!!

Anónimo dijo...

Cuartomileniokua ematezu!!

Juan Luis dijo...

Ja,ja,ja.... Ahí me has dau! :-)

Publicar un comentario