Ocupaciones

viernes, 26 de noviembre de 2010
Ni en los continuos desaires de su hijo, ni en la ausencia de su esposa, ni en la velocidad con que se sucedían los años, ni en la crisis económica ni en la bajada de su pensión. En nada de esto iba a perder el tiempo Luciano. Sentado en un banco junto al río, se encontraba bastante ocupado disfrutando del sol aquella mañana.


Juan Luis Blanco
20/10/2010

5 comentarios:

elena dijo...

Gran, sabia y maravillosa ocupación.

vagamontañas dijo...

... con lo dificil que es hacer nada... :-)

Mmmmmmmuaks!!!

Arabel dijo...

Preciosa observación... Me encuentro conmigo en cada texto tuyo...

Juan Luis dijo...

Me encanta que valoréis esta fundamental actividad: parar y dejarse acariciar por la vida. Qué bueno volver a saber de ti, Arabel. Un abrazo.

Gata dijo...

Qué gran momento para hacese aún más grande...

Publicar un comentario